HomeCultura SexualLo hice eyacular a casi 2.100 metros sobre el nivel del mar

Lo hice eyacular a casi 2.100 metros sobre el nivel del mar

Termino de maquillarme y escucho mi celular que suena, ese tono me avisa que César ha llegado a buscarme, estamos cumpliendo 2 años de novios y vamos a celebrarlo en Galipán, corro rápido a contestarle para avisarle que voy bajando, al salir del edificio me está esperando apoyado en su carro tiene unos jeans ajustados, una franela blanca que se adhiere muy bien a su cuerpo y una chaqueta marrón, uff no puedo creer como me calienta este hombre aunque pasen los años siento lo mismo que el primer día.

Llego hasta él y bordeo su cuello con mis brazos para darle un beso apasionado, siento como su lengua choca con la mía e instantáneamente lubrico, cambio el peso de mi cuerpo a la otra pierna y el roce de mis labios vaginales ahora mojados me dejan saber que mi cuerpo pide más de él.

En el camino a nuestro destino voy pensando las múltiples cosas que me gustaría hacer en ese momento, pero tendré que esperar hasta la noche para cumplir la velada sexual que tengo en mente, por ahora debemos llegar al teleférico, jugar a la pareja romántica, caminar, hacernos fotos y comer.

Mientras compramos los boletos para subir al Humbolt me limito a contemplar lo bueno que esta, con su piel canela, su cabello liso un poco largo peinado hacia un lado, y esos ojos negros que nublan mi entendimiento cada vez que me mira con ganas de arrancarme la ropa.

Voy pensando que no le compre nada por nuestro aniversario, en realidad tuve tiempo para planificarlo pero quería salir de lo tradicional, las camisas, perfumes, gorras, siempre es lo mismo, quería darle algo que lo impresionara y realmente le gustara por eso termine con las manos vacías, pero de pronto se iluminó mi mente y el lado más morboso de mi ser comenzó a trabajar.

Estamos solos en el vagón, uno frente a otro “para equilibrar el peso” como indican los de protocolo al momento de ingresar a la cabina, mi cara de picara ya le iba adelantando que lo que estoy pensando no es nada cuerdo.

A pesar que en los vidrios del vagón hay un aviso que dice “por su seguridad y la nuestra usted está siendo filmado” hago caso omiso y me pongo boca a la obra, sin mediar palabras me arrodillo frente a él y le desabrocho lentamente el pantalón, le pido que se levante un poquito para poder bajarlo unos centímetros y así sacar su miembro.

La gran erección que tiene me dice que esta tan excitado como yo, el miedo a ser descubiertos hace que la adrenalina crezca, que puede pasar más que nos vean las personas que van bajando en los vagones de al lado o que nos devuelvan al llegar a nuestro destino.

Vuelvo a sentarme frente a él y cual contorsionista me doblo para quedar pegada a su ingle, comienzo a jugar, le doy besitos desde la punta hasta la base, meto solo el glande en mi boca, lo bordeo con la lengua y luego succiono suavemente.

Con una mano lo aprieto y lo muevo arriba y abajo mientras doy leves golpes con su pene en mis labios.

Chupo con más fuerza y hago que sienta mis dientes cuando llega hasta el fondo de mi garganta, vaya que le gusta tocar mi garganta.

Esta es mi manera de hacerle saber cuánto lo deseo, siempre estoy dispuesta para él.

Cada vez que pasa un vagón a nuestro lado, César se tensa, no lo culpo al menos dos personas han visto lo que estoy haciendo, pero poco me importa pues solo estoy concentrada en darle placer, estoy segura que este es un regalo de aniversario que jamás olvidará.

Continuo en mi labor, chupando, succionando, moviendo mi mano arriba y abajo, el jadea, sus venas de brotan y sé que está cerca de explotar, me acerco más para recibirlo todo y sin controlarlo se deja venir en mi boca, yo lo miro extasiada, trago su semen y le doy un dulce beso en la boca.

Me recompongo rápidamente y saco unas toallitas de mi bolso, me limpio y le paso una a él para que pueda subirse el pantalón, en menos de 7 minutos lo he hecho tener una gran eyaculación a casi 2.100 metros sobre el nivel del mar.

Cinco minutos más tarde llegamos a nuestro destino para disfrutar de un maravilloso día de aniversario, sin novedad y riendo por la locura que acabamos de hacer, el por supuesto está flotando y yo me siento más que poderosa.

Share Button

Enamorado-de-ella...y-de-otra,-implosión
Anterior
Enamorado de ella...y de otra, implosión
Una-nueva-#experiencia...con-otra-mujer
Siguiente
Una nueva #experiencia...con otra mujer