HomeCultura SexualRegla de Oro “Nunca aceptes que fuiste infiel”

Regla de Oro “Nunca aceptes que fuiste infiel”

Más allá de los argumentos.

La necesidad o las ganas de engañar a nuestra pareja no surgen de un momento para otro. El que está a un paso de cometer una infidelidad siempre encuentra razones y excusas para hacerlo. El riesgo: que la culpa lo atormente. Si estás viviendo la situación, no te pierdas esta nota.

“No me llevo bien con mi pareja”, “tenemos poco sexo”, “estoy cansado de tanta rutina”, “los hombres somos más sexuales”, “si mis amigas lo hacen… ¿Por qué no yo?”, “mi marido es demasiado aburrido”, “seguramente él hace lo mismo” o “la vida es corta, tengo que aprovecharla”… Motivos sobran a la hora de dar el empujón.

Más allá de los argumentos, los factores que llevan a una persona a violar el acuerdo de fidelidad son numerosos y no asientan solo en desajustes de la pareja. Si bien la ciencia ha tratado de dar alguna respuesta a esta conducta, las conclusiones no son firmes porque no hablamos de una patología, sino de un comportamiento humano.

Ahora bien, ser infiel es un arte y así lo ratifica un libro publicado en los 90, que lleva por título “Cómo ser infiel sin que te descubran”. En el mismo los autores exponen diversas técnicas y consejos basados en las miles de entrevistas que realizaron a hombres, mujeres y hasta detectives de infieles.

  1. La palabra es plata, el silencio, oro

Junto a todos los errores de negligencia que un traidor comete y por los cuales su cónyuge le deja, estaría contar a demasiada gente su engaño. Este sería uno de los motivos principales por el que son pilladas las personas infieles.

Te divertías o todavía te diviertes con tu amante. Disfruta de ello, pero no se lo cuentes a nadie. Cada cómplice es el reflejo de un riesgo potencial sobre tu seguridad

  1. Cero amantes fijos

Según los expertos, la aventura sentimental pasajera siempre es más segura. Lo que provoca que el engaño se haga patente son los encuentros reiterativos con una misma persona. En primer lugar, porque un amante fijo hace que los hábitos y costumbres del infiel cambien. Y en segundo, porque un amante enamorado tiende indefectiblemente a dejar huellas que indiquen su existencia a su rival.

  1. Siempre apodos, nunca nombres

Otro consejo muy útil aportado por los adúlteros consultados es cuidarse de los nombres. Un cariñoso “gordito” o “gordita”, eliminarán por completo el riesgo de que, en sueños se pronuncie un nombre que difícilmente podrá justificar.

  1. Ninguna huella

Jamás. Usted no sabe los mil detalles de un hogar, su mujer sí. Ella sabe exactamente como están colocados los vasos y las botellas en el bar y una modificación puede conducir al desastre. Además, cualquier descuido insignificante de su amante -un arete que ha caído al suelo, o un portafolio olvidado puede ser el alarido que pregone su infidelidad. El riesgo es total.

Fatal, si tu mujer o tu marido descubren desde el principio que los has traicionado. Carmín sobre la camisa, arañazos en la espalda, un chupón en el cuello: todos estos son un montón de maneras de ser descubierto. Por este motivo evítalos absolutamente y controla todas las excusas antes de entrar por la puerta de casa.

Enviar un email caliente a tu amante o tal vez hacerte fotos con la cámara digital y guardarlas son cosas muy divertidas. Sin embargo, todo eso hazlo con tu cónyuge, no con tu amante. Cada pieza de memoria y forma de comunicación digital es un riesgo para tu seguridad. Por tanto, utiliza para ello el ordenador de tu trabajo, no el de casa, y más todavía si no entiendes mucho de tecnología (palabras clave: eliminar el caché, eliminar el contenido de la papelera, encriptar los datos).

Los infieles caen más por el dinero que por las huellas de lápiz labial en el cuello de la camisa. Ellas, en cambio, se delatan más por los regalos que por los horarios. El dinero, el tiempo y los regalos son los delatores más comunes del pecado. Sea prudente y pague con dinero en efectivo; recuerde que ante una evidencia tan contundente como el recibo de la tarjeta de crédito, estará perdido.

  1. Fuera del círculo

Ni en el trabajo, ni en el ambiente profesional, ni en el grupo de amigos. Cuantos menos puntos de contacto se establezcan, habrá menos posibilidades de un desenlace fatal.

  1. Discreción y selección

Es el pilar del engaño. Un buen consejo es buscar una persona de estado similar al suyo: si ambos son casados, tendrán mayor discreción

“Practicarlo una vez no es pecado, dos es venial, tres es mortal y a la cuarta… lo pescan”, aseguran los expertos.

Si a pesar de todos los consejos, es sorprendido, el consejo de los especialistas en la materia es negarlo hasta el final.

Sexobendito.com
Share Button

BombinhasPlaya,-sol,-diversión-y-economía
Anterior
Bombinhas = Playa, sol, diversión y economía
Se-puede-vivir-sin-sexo
Siguiente
¿Se puede vivir sin sexo?