HomeCultura Sexual“Porque te amo” Amor en tiempos de Stalkeo

“Porque te amo” Amor en tiempos de Stalkeo

La tecnología forma parte de nuestra vida...

La tecnología forma parte de nuestra vida y debemos tener cuidado cuando la unimos a ciertas actividades de connotación sexual o sentimental, ya que les hace perder el carácter de privacidad e intimidad que estas actividades requieren.

Espiar los perfiles de nuestra pareja (o ex pareja), sufrir porque no nos da un ‘like’, malinterpretar sus estados… Facebook, Twitter Instagram o cualquier otra plataforma pueden ser el lugar perfecto para airear nuestro enamoramiento, pero también para destruirlo.

Las redes sociales se ofrecen como el Dorado de los contactos afectivos y sexuales. Pero realmente pueden llegar a ser sus enemigas.

Hay gente que tiene problemas con el doble check de WhatsApp y gente a la que los DM de Twitter le han dado la vida y la muerte.

Las historias de romances y desengaños envuelven las redes sociales, rodeadas por un halo de misterio y aventura, teniendo el atractivo de los cuentos de hadas; intentando encontrar a la mujer o al hombre adecuado, equivalente a la princesa o al príncipe de esos cuentos. Todo esto impulsado, por el callado deseo de hallar el amor de la vida,  en el gran catálogo virtual.

Es difícil decir si Facebook, WhatsApp, Skype, Tinder, etcétera, han facilitado o complicado la vida amorosa, lo que sí es un hecho es que la han cambiado.

A veces, lo que se inicia en la red como un juego de seducciones y galanteos retóricos, deviene en romances pasajeros o en amores verdaderos; sin embargo, en otras ocasiones, deriva hacia situaciones poco deseadas e inesperadas,  empezando a ser recurrentes las referencias a la red como un espacio propicio a la infidelidad conyugal, como si el hecho de mantener una relación a través de las redes sociales, sea cual sea el nivel de intimidad alcanzada o el contenido erótico de los mensajes intercambiados, representara una  deslealtad equivalente a una traición amorosa.

Más allá de las fantasías que puedan surgir en éstas relaciones virtuales, aquel amor de la pantalla está satisfaciendo necesidades, supliendo carencias, llenando huecos y espacios, que los protagonistas de las mismas, no alcanzan a encontrar en sus parejas reales. Tal vez, porque las relaciones cara a cara son  más complejas, requieren de un compromiso, de mayor tolerancia a la frustración y de habilidades para comunicarse; mientras que una relación virtual, no exige nada, no hay compromiso, es pues, una relación vacía, aunque proporciona la ilusión a la persona de ser comprendida.

Otro de los muchos aspectos que se pueden tocar en relación con el amor, son aquellos que sufren diversos conflictos de parejas, por “culpa” del Facebook o del tan popular WhatsApp, comentando sentirse celosos o traicionados. Se escuchan de manera frecuente frases como: “discutí con mi novio por lo que vi en su Facebook”, “le dio like a otra”, o “tomé su teléfono y vi sus mensajes”.

Pero el sufrimiento no termina después de la ruptura, podría decirse que empeora. La necesidad por seguir los pasos del otro se vuelven en un círculo vicioso, sin percatarte llega el momento en que te das cuenta que eres un monstruo digital.

En el Messenger, observas el punto verde de su actividad y piensas que late, anhela, desea otro punto verde que no eres tú.

Tardas un poco pero, finalmente, te das cuenta de que eres tú la que está conectada desde su cuenta. Que te estás viendo a ti misma en ese punto verde. Tú espiándote espiando espiar. Eres la cracker del amor.

Te mareas, te duele todo, sigues segundo a segundo su romance en directo por Periscope o cada etiqueta de Instagram y comienzas a asumir que las palabras no están dedicadas a ti.

La enorme cantidad de posts que hay en tu newsfeed sobre nuevos trabajos, mudanzas o nuevas relaciones te puede llevar a enterarte de cosas que, sentimos decirlo, te pueden lastimar.

Sería mil veces más maduro pasar por encima de todo esto y preguntarle si está con alguien, pero lo más seguro es que no se hablen… por lo que las redes pasan a ser el socio más confiable para buscar esa seña pequeña de que alguna parte de él o ella siguen siendo suyos.

Sexobendito.com | Foto:
Share Button

perrito-vaginal-la-formula-para-el-placer-extra
Anterior
Perrito vaginal, la fórmula para el placer extra
sexo-a-ciegas-la-cuspide-de-mi-deseo
Siguiente
Sexo a ciegas “La cúspide de mi deseo”