HomeDestinosEdén para el amor…Islas Vírgenes Británicas

Edén para el amor…Islas Vírgenes Británicas

Llevaba más de 20 años sin visitar las British Virgin Islands (BVI), como se le conoce al colectivo de 60 islas y cayos y cuyas islas principales son precisamente Tortola, Virgen Gorda y Anegada. Así que para mí, regresar a Tortola fue como redescubrirla.

Esta vez se me hizo mucho más fácil y rápido llegar allá. La línea Cape Air cuenta con siete vuelos diarios a Tortola desde el aeropuerto Luis Muñoz Marín y el pasado mes de febrero, añadió tres diarios a Virgen Gorda. La duración es de 47 minutos hacia Tortola y una hora con dos minutos hacia Virgen Gorda.

Los vuelos, ya cortos de por sí, se convierten en un breve paseíto. Y es que el desfile de islas desde que uno se aleja de las costas de Fajardo hace que el vuelo sea muy interesante. En menos de lo que toma manejar de San Juan a Fajardo, ya uno está en otro país. Te lo anuncia no solo la atmósfera relajada que se percibe desde que abren la puerta del avión, sino el peculiar acento caribeño del empleado de pista que abre la puerta y te dice ”Welcome to Tortola”.

Otra dimensión

Tan pronto se entra al terminal del aeropuerto internacional Terrance B. Lettsome, uno se da cuenta de que ha pasado por un portal que lleva de una dimensión a otra: del ajetreo y de la prisa que uno acaba de dejar en Puerto Rico, a un ritmo de vida más lento y despreocupado. No hay revolú de gente. No hay filas descomunales de aduana y tampoco está la larguísima espera por las maletas. Todo se siente tranquilo, sosegado… bien ”relax”. Bueno, tan ”relax”, que en el área de espera de los taxis, las gallinas se paseaban entre los carros y al otro lado del estacionamiento, había un gallo cantando. Es un mundo bien tranquilo.

Tan pronto se sale del terminal, comienza el ”island hopping” tan característico de las BVI. Y es que el aeropuerto de Tortola, no está en Tortola como tal, sino en otra isla llamada Beef Island. La llaman así porque era usada para ganadería durante el siglo 19. Ambas islas están conectadas por un puente de apenas 70 metros de largo, el Queen Elizabeth II.

Hacienda y marina

Nuestra sede en Tortola fue el Nanny Cay, un lindo ”resort” estilo hacienda que también cuenta con una marina. El complejo es muy frecuentado por puertorriqueños que llegan a las BVI en sus propias embarcaciones. Allí utilizan la marina, se reabastecen de combustible, van a los restaurantes, pasan la noche en una de las 40 habitaciones o, simplemente, dejan la lancha allí, alquilan un carro y se van a explorar la isla.

Allí aprendí que a estos puertorriqueños que llegan hasta allá en sus lanchas y yates les tienen un apodo colectivo: “the Puerto Rican Navy”. Con ese nombre ya tendrán una idea de la gran cantidad de boricuas que llegan navegando hasta esas islas. A partir de Semana Santa, cuando comienza la temporada de playa en Puerto Rico y a lo largo del verano, la gran flotilla puertorriqueña hace su aparición por las BVI.

También aprendí sobre otra forma de explorar y disfrutar de todo el territorio: en yate de lujo. Desde la marina de Nanny Cay opera Virgin Traders, una compañía que tiene su propia flotilla de yates de 48 a 74 pies. Son de tres y cuatro cabinas, baños con ducha y una cocina mejor que la que tengo en mi casa. Pueden ser alquilados por días o semanas y le dan la opción al cliente de navegarlo él mismo o que le incluyan un capitán. También se puede optar por llevar a bordo un chef a lo largo del alquiler. Es toda una experiencia de gran lujo.

Fuente: El Nuevo Día
Share Button

A las mujeres también les encanta el Sexo Duro
Anterior
A las mujeres también les encanta el Sexo Duro
Estás con la pareja adecuada realmente
Siguiente
Por dios no te engañes, ¿Estás con la pareja adecuada realmente?